Teaser Cryo Treatment
at -110 °C
Elija un idioma

Crioterapia de cuerpo entero en la cámara de frío para trastornos de hipotensión primaria

La hipotensión primaria debe tratarse con medidas físicas (siempre que se haya excluido un trastorno secundario, por ejemplo, debido a un inadecuado rendimiento cardíaco). Los síntomas desagradables de la hipotensión tales como la debilidad general y la desgana, la fatiga o el vértigo, especialmente cuando se realizan cambios de posición del cuerpo y a temperaturas ambientales altas, son causados por una distribución poco económica de la sangre. El estado inadecuado de tensión venosa conduce a la acumulación de sangre en las piernas, la pelvis y el abdomen. La presión arterial sistólica disminuye, la diastólica aumenta. El flujo sanguíneo cerebral se reduce, se producen los síntomas mencionados anteriormente.

La aplicación regular de estímulos de frío que causan una vasoconstricción provoca un efecto de entrenamiento en los vasos sanguíneos expuestos al frío y predominantemente venosos, contribuyendo a la distribución estándar de la sangre. Los estímulos de frío deben estar bien regulados para que los vasos sanguíneos tengan suficiente tiempo para reaccionar y adaptarse. En caso de una sobredosis de frío, existe el riesgo de que los vasos se habitúen, es decir, "se acostumbren" al estímulo frío y ya no respondan con una constricción. Es indispensable controlar la presión arterial antes y después de la exposición al frío. Debido a que los ejercicios frío-vasculares deben realizase durante varias semanas, se recomienda iniciar el tratamiento con una crioterapia de cuerpo entero de una a dos semanas, alternándola con aplicaciones de calor si es posible, y luego seguir adelante con tratamientos de talasoterapia, baños y duchas de temperatura variable. Ejercicios apropiados complementan el programa (activación de la "bomba muscular" para las grandes venas de las piernas, ejercicios de respiración).