Teaser Cryo Treatment
at -110 °C
Elija un idioma

Crioterapia de cuerpo entero en la cámara de frío para la parálisis cerebral infantil

La parálisis cerebral infantil es un trastorno crónico del movimiento y de la postura resultante de daños en el sistema nervioso central ocurridos antes, durante o inmediatamente después del nacimiento. La localización y el grado de parálisis pueden ser diferentes. Como resultado del daño central, se produce una alteración en la inervación del músculo esquelético (aumento de la actividad de las motoneuronas gamma). El resultado es un aumento permanente de la tensión (espasticidad) en ciertos grupos de músculos, impidiendo la delicada coordinación habitual de músculos que trabajan en direcciones iguales u opuestas y forman patrones de movimiento patológicos. 

El tratamiento con frío del aumento espástico del tono muscular no es nuevo. Se basa en “el comportamiento recíproco de la actividad de las motoneuronas alfa y gamma a estímulos de frío” (59), como se mencionó en la sección 3.4, el músculo esquelético y los efectos del frío (reducción de la actividad de las motoneuronas gamma, activación de las motoneuronas alfa, supresión de movimientos reflejos en la médula espinal). Mediante este mecanismo de acción es posible reducir o equilibrar el tono muscular. 

La crioterapia del cuerpo entero se utiliza tanto para niños espásticos como para adultos y, gracias a su aplicación extremadamente fácil para el paciente, pronto debería haber sustituido la práctica todavía habitual en ocasiones de darse baños de agua fría antes de los ejercicios de gimnasia.

La estancia de un máximo de tres minutos en la cámara de frío aproximadamente media hora antes del inicio de la cinesiterapia permite lograr una relajación moderada de los músculos espásticos y la consecuente mejora de las condiciones para los componentes activos de la terapia posterior. Es esencial que los responsables de la crioterapia y la cinesiterapia trabajen en estrecha cooperación para averiguar la dosis óptima de frío y poder compensar así los posibles desequilibrios musculares opuestos que pudieran aparecer durante el curso de la terapia por una sobredosis de frío. Por este motivo, los resultados de la terapia deben evaluarse también mediante un método estandarizado. 

Concretamente, si la crioterapia de cuerpo entero está conectada de manera razonable con los métodos de tratamiento utilizados en la parálisis espástica, es posible lograr los siguientes resultados: alrededor del 70 % de los niños y adultos tratados con frío terapéutico (-110 °C) presentan mejoras en el comportamiento que pueden prolongarse durante varias semanas. Se reduce la espasticidad y aumenta la actividad motora espontánea. Los pacientes se vuelven más sociables, se levanta su estado de ánimo, muestran una mejor tolerancia al ejercicio y mejoran sus patrones de sueño. Aproximadamente el 10 % de los afectados no muestra cambios en el comportamiento. Como fenómeno negativo, se observó un aumento de la irritabilidad y de la dificultad para conciliar el sueño (59).